¿QUIEN NECESITA MANZANAS EN ENERO?

Hay un bulo circulando por las redes sociales, vamos a llamarlas redes virtuales, advirtiendo acerca de las manzanas de importación, por su grado de peligrosidad debido a una supuesta bacteria.

IMG-20160920-WA0003Ahora mismo, en este preciso instante, a 13 de Enero de 2017, en Alborinco tenemos guayabos, carambolas, naranjas, mandarinas, tunos indios, aguacates, plátanos, papayos, tomates, tomate inglés, carambola, sandías, fresas  y melones. Nos preguntamos ¿Quién necesita manzanas en Gran Canaria en pleno Enero, máxime cuando en esta isla las tenemos cultivadas?.

¿Por qué en Alborinco hay sandías y melones en pleno Enero y no hay manzanas?.

Muy sencillo, Gran Canaria goza de eso tan llevado y traído que llamamos microclimas. A eso se suma el dislate que últimamente tiene el tiempo, refiriéndonos al meteorológico, que cuando precisa frío envía calor. Las sandias y los melones son frutas de calor. Las manzanas requieren horas de frío. Con esto queda explicada una parte el asunto de las sandías y los melones en esta época del año.

A esto se suma otro factor muy importante. Una producción tan pequeña es lucida en un lugar pequeño como es Alborinco.

Si fuéramos una gran superficie o estuviéramos en la exigencia del calibre y la vista, esos melones y esas sandías no estarían disponibles.

Y ya que hemos nombrado el calibre y la vista del producto, vamos a darnos una vueltita por esos términos para volver de nuevo a las manzanas.

Esta exigencia del mercado, que responde a temas de almacenaje y comf73610568odidad para los exportadores e intermediarios, hace que mucha de la fruta disponible no llegue al mercado. Quienes cultivan han asumido que los tamaños determinan las categorías, abaratando sin rechistar el producto o sencillamente no sacándolo al mercado.

Aplicando ese proceder finalmente podemos vernos ante una situación como la que vivimos en este instante. Estar en un lugar que produce una gran cantidad de fruta todo el año y creer que las manzanas son imprescindibles.

De esta manera nos volvemos personas consumidoras sin herramientas para entender dónde está nuestra fuerza para hacer un cambio. En cualquier mercado ecológico en esta época del año, fuera de canarias, situándonos en la zona norte del país, y en general por Europa, podemos ver que no hay gran cantidad de fruta local. En canarias y sobre todo en este espacio de unos metros cuadrados que llamamos Alborinco, tenemos mucha variedad en las cantidades necesarias para lo que somos y pretendemos ser. Un espacio pequeño con todo planteado como un universo pequeño. Por ser una iniciativa pequeñita no deja de trabajar

con todos los miIMG_4400mbres de una macro iniciativa.

Es por eso, porque Alborinco está en la pequeñez de un sistema y en la redondez de un mini universo, que los tamaños o las formas de una fruta son un tema que  no solemos discutir, porque es asunto de la propia naturaleza. A ella la reverenciamos y no le discutimos nadita.  

Volviendo al asunto de las manzanas, que nos está dando para escribir más de un capitulo, las hemos tenido a placer durante varios meses y de diferentes variedades. Todas de árboles antiguos, árboles de más de cincuenta años.

Es verdad que falta profesionalización y cuidado al manzano, horas de frío, años más propicios en precipitaciones. Es verdad que el manzano lleva de la mano asuntos que se pueden controlar y otros que están de la mano de lo que el tiempo decida. Ahora el tiempo parece tener a la vida en el planeta en el patíbulo y está tomando decisiones a las acciones humanas. Los manzanos también andan en ese patíbulo.

No nos despistemos del tema. Las tuvimos y nos saciamos de ellas.

Cuando se acabaron empezaron a llegar más frutas de temporada. En Alborinco son una fruta más.

Las manzanas locales, como el resto de los productos locales, volverán al terreno y a nuestras vidas en la media que las demandemos. Por ello debemos conocerlas y valorarlas, saborearlas, saber la realidad de nuestra orografía y las condiciones en las que son recolectadas por las persona que las hacen llegar a un lugar como Alborinco.

Sólo así podremos comer manzanas sin que tengamos la sensación d e  que nos faltan porque las de la isla no las valoramos. Ponemos pegas a la variedad, a la vista, a si tenemos que recortar un poco de la cáscara o a si alguna me sale podrida…o lo que es todavía más grave, desecharlas porque son pequeñas, grandes o feas…

Las manzanas ocasionales podridas no vamos a decir que son una garantía de buen producto, pero sí es tranquilizador que anden mezcladas como efecto sorpresa si el canal al que acudimos a comprarlas en corto y local.

Alborinco es, como decía el personaje de Pepe Monagas refiriéndose al mapa que le indicaba lo cerca que estaba de Venezuela, una mancha de mosca.

Tenemos sueños e ideas. Carecemos de los verdaderos recursos que puedan trabajar en la legislación que no estimula al cambio, donde ese cambio no  es más que dar sentido a lo qu comemos, dando cuerda a las agujas de un reloj que parece haberse vuelto loco.

Es a falta de coherencia y de cable a tierra el canal para que un bulo de estas características tan surrealistas, se extiende como la espuma, metiendo de nuevo el miedo en la sociedad. Esta vez usando una bacteria instalada en una manzana.

A falta de recursos, Haciendo uso de la creatividad seguimos insistiendo con las personas consumidoras y agricultoras en el cambio de esquema, haciendo un ejercicio de adaptación a las frutas de temporada locales. Aprovechamos para subrayar nuestro lema: Cambia el mundo comiendo.

¿Cómo?

  • Abriendo la mente a la variedad que tenemos de fruta. Saliendo de la excusa de la manzana como la fruta para llevar al cole o la creencia de que es la más sana. Hay más frutas. Los plátanos, las mandarinas, las naranjas, los guayabos, los tomates, los aguacates…
  • Haciendo acopio de manzanas cuando es la época. Tenemos variedades que conservándolas en fresco pueden durar meses.
  • Valorando el esfuerzo que hacen las personas que cultivan mimándolas para que continúen en la labor del mantenimiento de estos frutales.
  • Si tienes terrenos en propiedad, valora la cuestión de los arrendamientos y sé la primera persona en dar el paso a volver a arrendamientos largos con la posibilidad de arriesgar en el cultivo, atendiendo la cota en la que se va a hacer el mismo.
  • Devolvamos tranquilidad al paisaje y a nuestras vidas. Estamos en Canarias y podemos tener prácticamente de todo durante el año, respetando la estacionalidad.

Y si tenemos tanta variedad, ¿Por qué echamos de menos las manzanas, acudiendo a comprarlas en cualquier época del año aún a sabiendas de que tienen menos cualidades organolépticas que la fruta más fresca y de cercanía?. Volvemos al principio, con guayabos, carambolas, naranjas, mandarinas, aguacates, plátanos, papayos, fresas, tomates, tomate inglés, carambola, sandías, melones y granadas, ¿quién necesita manzanas?

 

Loli Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>