Yo apoyo a Sofía, él a Pepe y ¿tú?. Elige libremente.

Extracto del email enviado al grupo de usuarios de Alborinco.

Escrito por Loli Rodríguez

Podría parecer que cocinar un plato con verdura cultivada en las cercanías es lo mismo que cocinar verdura de, pongamos como ejemplo, traídas de Almería.

IMG_2672También podríamos pensar que una papilla liofilizada es lo mismo que comer una papitas fresquitas hechas puré.

Vamos a dar una vuelta de tuerca a este tipo de planteamientos tratando de hacer un razonamiento que nos permita elegir.

Vamos a hacer una disección en 3D. Basado en hechos reales con personajes ficticios.  Todo parecido con la realidad es pura coincidencia

Un agricultor llamado Pepe cultiva en Almería unas estupendas zanahorias.

Una agricultora llamada Sofía cultiva unas estupendas zanahorias en Valleseco.

Partimos de que residimos en la isla de Gran Canaria.

Pepe lleva al mercado de Almería sus zanahorias. Pepe cultiva sin química y tiene un sello que certifica que él hace su cultivo de manera ecológica. Como somos seres interesados, nos vienen bien las zanahorias ecológicas porque mejoran nuestra salud, da igual de donde vengan en principio siempre que sean ecológicas.

Sofía está pensándose lo del sello. Tiene una parcela pequeñita en Valleseco  y todo lo que produce lo tiene vendido en canales como ALborinco. Conocemos a Sofía desde hace años, además de ser reconocida por el grupo de personas agricultoras y colaboradoras con el consumo,  por su trabajo  honesto y transparente.

Pepe deja sus zanahorias en pequeños mercados de cercanía además de llevar a una cooperativa que se dedica a exportar. En este caso importa a Gran Canaria. Teiene una finca de algunas hectáreas.

Esas zanahorias deben recorrer unos cuantos kilómetros de carretera y unas cuantas millas de mar.

Para que las zanahorias sean rentables al consumidor, bueno, mejor dicho, para que las zanahorias no incrementen sus costes de manera exagerada al consumidor, se debe traer una cantidad que flete un pallets como mínimo. Este hecho puede hacer que Sofía sienta una amenaza. Sus precios dejan de respetarse y ella pasa a ser un número. A pepe no lo conoce nadie por estos  lares y Sofía debe entrar en la frialdad del mercado sin rostro donde ella no puede participar más que como proveedora, acogiéndose a las leyes del mercado y sanitariamente correctas, incrementando sus costes.

Cuando compramos las zanahorias de Pepe, una parte de nuestro dinero se va a Almería. De esa cantidad,  una  parte llegará a Pepe y otra será para los costes del transporte.

La parte que se queda en la zona donde resides será también para pagar costes de transporte y de aduana. Hay una parte que no se paga con dinero y es el coste ambiental. No se contabiliza en esos costes lo que hemos contaminado en todos los ecosistemas, tanto aéreos como marinos, o la fauna que hemos afectado.

Pepe con su dinero hará lo que quiera. Lo más probable es que lo utilice para seguir invirtiendo en su finca.

Ahora vamos a Sofía. Sofía tiene muy buena relación con Aurora, la mujer que vende pescado. Su pescado es el mejor para Sofía. Ella sabe cómo lo supervisa y cómo cuida su género.

Gracias a las personas que compran las zanahorias de forma casi directa, ella percibe un precio justo por su producto y puede seguir comprando el pescado a Sofía, que a su vez compra sus zanahorias, sin necesidad de tener grandes extensiones de terreno para hacer rentable su actividad.

Por un kilo de pescado Aurora puede comprar zanahorias y algunas verduras más, incluyendo algún huevo. La moneda queda en casa y circula con desparpajo y a nadie le falta nada.  La moneda vista como una herramienta de intercambio es sólo eso, una herramienta y no un fin en si mismo.

Sofía además es una especie de limpiadora y organizadora del territorio, además de ser pintora de paisajes que podemos disfrutar quienes transitamos por la isla.

Si aplicamos coherencia y sensatez, compraremos las zanahorias de Sofía, pagando lo justo. Con este tipo de acciones todos salimos ganando y mejoramos el tejido social de quienes tenemos cerca, además de contribuir a nuestro propio bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>